LA CASA ROSADA DE BUENOS AIRES

DETRÁS DE LA HISTORIA ROSA

Me detuve admirar muchos edificios durante mi viaje a Argentina, observando la arquitectura y la historia que guarda.

Uno de los monumentos mas reconocidos es La Casa Rosada en Buenos Aires, muy visitada por los turistas y curiosos que desean poder conocer.

La Casa Rosada es la sede del Poder Ejecutivo de la República Argentina. Dentro de la misma se encuentra el despacho del presidente de la Nación Argentina.

Este edificio se localiza en la calle Balcarce 50, en el barrio de Monserrat en la Ciudad de Buenos Aires, frente a la histórica Plaza de Mayo. Su color característico es rosado y es considerado uno de los edificios más emblemáticos de Buenos Aires. Alberga además el Museo de la Casa de Gobierno, con objetos relacionados con los presidentes del país. En 1942 fue declarada Monumento Histórico Nacional.

¿Por qué La Casa Rosada de Argentina tiene este color?

Lo cierto es que La Casa Rosada no siempre fue de este color. La primera versión del edificio que podemos conocer hoy fue construida sobre los restos de una fortaleza española, el Castillo de San Miguel, el cual recibió éste nombre tras su última remodelación en 1720, y que fue sede de la gobernación y luego del Virreinato de la Plata.

Según la tradición popular, el color de la casa no es accidental sino que tiene un profundo sentido simbólico. Se dice que durante las cruentas guerras civiles argentinas de la primera mitad del siglo XIX, protagonizadas por los bandos unitario y federal, estos dos partidos habrían utilizado, para identificarse, los colores, blanco y rojo, respectivamente. Sarmiento habría ordenado pintar la casa de rosado, ya que éste color es la mezcla de los anteriores, y así simbolizar la paz duradera y la unión de los partidos bajo un mismo orden democrático.

El método utilizado originalmente para conseguir el color rosado fue la mezcla de cal con sangre bovina.

Cada historia detrás de una gran arquitectura es un viaje al pasado donde recorrer cada punto hasta poder entender el presente.

Sin duda es imposible poder ir a Buenos Aires y no poder visitar este monumento.

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario y si es posible te ayudaremos amigo Rutero :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: